Nos vemos en el Amazings Bilbao 2012

Antes de comenzar a leer me gustaría que tratarais de dar respuesta a la pregunta que titula este post: ¿qué tienen en común una bacteria y los ferrofluidos? De acuerdo, pilule information pills no he especificado de qué bacteria estoy hablando y es un dominio realmente extenso como para que la adivinéis sin más, cost pero aún así intentad buscar una relación. Por si eso llamado ferrofluido os ha dejado fuera de juego comenzaremos explicando fácilmente de qué se trata. Afortunadamente, la mejor forma para entenderlo es mediante una imagen, como la que acompaña a estas líneas y que os invito a pinchar para ver ampliada, y el siguiente vídeo donde lo vemos en acción.

Este solo es uno de los muchísimos vídeos sobre arte hecho con magnetismo. Si os gusta esta forma de arte tenéis algunos vídeos interesantes en puratura, y muchos otros más por la red.

Ferrofluidos, magnetita y propiedades magnéticas

Volviendo a nuestros ferrofluidos, su funcionamiento es bastante sencillo. Se trata de un líquido, por ejemplo agua, al que se le añaden nanopartículas magnéticas, normalmente magnetita (Fe3O4). De esta forma el líquido adquiere un carácter magnético y puede ser dirigido mediante imanes o cualquier cosa que genere un campo magnético. Se suelen añadir también surfactantes, cuya función es impedir que las nanopartículas se acumulen y formen aglomeraciones que limiten su movimiento.

Como ya sabéis, no todos los materiales responden igual ante la presencia de un campo magnético. Existen algunos que se sienten fuertemente atraídos si se les acerca un imán, como por ejemplo el hierro; otros que solo son atraídos débilmente, como el aluminio; y otros en cambio que se siente ligeramente repelidos, como el oro. Físicamente, estos tres fenómenos reciben un nombre, y son respectivamente el ferromagnetismo, el paramagnetismo y el diamagnetismo.

La diferencia básica entre estos tres tipos radica en cómo tienen orientados los momentos magnéticos los átomos del material, en lo que se denomina dominios magnéticos. Estos dominios son estructuras móviles que pueden cambiar su orientación, crearse o incluso desaparecer cuando el material se somete a un campo magnético. De una forma gráfica se puede entender como una serie de flechitas o vectores (una por átomo) que están orientadas en una dirección al azar. Cuando se juntan un grupo de varias estas flechitas apuntando en una misma dirección dan lugar a un dominio magnético, que es lo que aparece representado en la imagen que acompaña a estas líneas. Los materiales no magnéticos están compuestos de diferentes dominios, cada uno apuntando en una dirección. Esto hace que la suma total sea 0, ya que se van anulando las contribuciones entre sí. El caso contrario se da en los imanes, donde todos sus dominios están orientados en una misma dirección lo que hace que sean fuertemente magnéticos.

La magnetita se encuentra dentro del grupo de materiales ferromagnéticos, pues se siente fuertemente atraída ante la presencia de un imán. Esto nos ha posibilitado, entre otras muchas cosas, la creación de brújulas, cuya aguja está compuesta por dicho material. Además ha conseguido despertar en los seres humanos el interés y la fascinación por el magnetismo ya desde la Antigua Grecia, pues recordad que la magnetita recibe su nombre de la antigua ciudad griega de Magnesia, donde sus propiedades fueron descubiertas por primera vez. Ahora bien, a diferencia de la magnetita descrita en el párrafo anterior, la que se encuentra en los ferrofluidos no es ferromagnética, sino que está en un estado especial conocido como superparamagnético.

A medida que descendemos en el mundo de lo más pequeño, lo cuántico, las propiedades físicas de los materiales varían, y mucho. El magnetismo no es una excepción. Al tener magnetita en un tamaño pequeño, esferas del orden de 10 nanómetros de diámetro, las interacciones magnéticas dentro del material que causan el ferromagnetismo pierden gran parte de su poder y por tanto la magnetita pasa a convertirse en superparamagnética. Además, las esferas son tan pequeñas que no hay espacio material para tener más de un dominio, por lo que todos los momentos magnéticos apuntan en la misma dirección. Por tanto siguen sintiéndose atraídas por campos magnéticos, pero de una forma menos intensa que en su tamaño normal.

Dynabeads®. Nanopartículas de magnetita como las que hay en los ferrofluidos vistas en un microscopio electrónico de barrido.

En resumen, la magnetita presente en el ferrofluido actúa como elemento magnético que ayuda a que el líquido adquiera formas sorprendentes por el mero hecho de estar ante la presencia de imán. Y evidentemente las formas tienen que ver con el magnetismo, pues el ferrofluido tratará de seguir las líneas de campo magnético creadas por el imán. Una clara prueba del arte que se puede hacer gracias a la ciencia.

¿Bacterias magnéticas?

Llegados a este punto es lógico que ya hayáis visto la relación entre los ferrofluidos y esa bacteria de la que aún no os he desvelado nada. El nexo de unión es el magnetismo.

El descubrimiento de este tipo de “bacterias magnéticas” ocurrió en 1975 cuando el estudiante Richard Blakemore descubrió por casualidad como las bacterias que estaba observando en el microscopio se movían atendiendo al campo magnético terrestre. Fue una de estas curiosas serendipias de la ciencia que tanto gustan al amigo Iker Jiménez y a El Gran Wyoming.

En el artículo publicado en Science ese mismo año Blackmore utilizó por primera vez el término bacteria magnetotáctica, es decir, bacteria que se mueve dirigida por un campo magnético. Existen gran cantidad de bacterias que poseen este comportamiento, aunque quizá la más estudiada sea la Magnetospirillum magnetotacticum. Se trata de una bacteria alargada que se mueve mediante flagelos y que posee en su interior una cosa muy curiosa. A ver si adivináis lo que es viendo en la imagen inferior.

Bacteria Magnetospirillum magnetotacticum (cepa MV-4) vista en un microscopio electrónico de transmisión

Esa especie de cordón oscuro formado por estructuras más o menos cuadradas que atraviesa la bacteria longitudinalmente es lo que hace que esta bacteria sea capaz de detectar campos magnéticos, y recibe el nombre de magnetosomas. Son pequeñas vesículas, de entre 35 y 120 nanómetros, que se encuentran en el interior de la bacteria y cuyo cometido es almacenar unas partículas magnéticas. ¿Os imagináis cuáles? Magnetita.

Primeros pasos de la síntesis de la magnetita dentro de un magnetosoma, visto en un microscopio electrónico de transmisión. Las flechas blancas nos indican la membrana del magnetosoma.

En los magnetosomas las bacterias magnetotácticas biosintetizan nanopartículas de magnetita (Fe3O4) de la forma más perfecta que conocemos hasta la fecha, mucho mejores que las que podemos fabricar en un laboratorio. Lo hacen controlando todo el proceso mediante diferentes proteínas y procesos bioquímicos sobre los que no puedo entrar porque se alejan demasiado de mi campo de conocimientos. Aún así, y siendo fieles a la realidad, sí que os puedo decir que la magnetita no es el único elemento que pueden fabrican estas bacterias, sino que algunas pueden crear greigita donde los oxígenos son sustituidos por azufre (Fe3S4).

Al igual que un ferrofluido se mueve en un campo magnético gracias a la magnetita que contiene, las bacterias magnetotácticas se orientan aprovechando el campo magnético terrestre con la magnetita presente en sus magnetosomas. Es posible que os haya llamado la atención que los magnetosomas están juntos y parecen formar una cadena. La razón de hacer esto es muy sencilla si tenéis presente lo que vimos más arriba sobre los dominios magnéticos. La magnetita de las nanopartículas formaba un único dominio magnético, ¿lo recordáis? Pues bien, en este caso ocurre lo mismo, luego la bacteria puede crear toda su magnetita apuntando en la misma dirección y sumar sus contribuciones para convertirse en una brújula suficientemente potente como para orientarse y moverse aprovechando el débil campo magnético terrestre.

La bacteria magnetotáctica actúa como si fuera un imán para orientarse

Existen otras especies que utilizan el magnetismo para ayudarse en su orientación, como algunas aves, algas, tortugas o peces, pero sin duda las bacterias magnetotácticas están muchos pasos por delante: seguir las líneas creadas por el campo magnético terrestre es su principal y casi única forma de orientación. Un punto más para las maravillas de la naturaleza y la evolución.

Bibliografía

Probablemente muchos de vosotros no os hayáis hecho nunca esta pregunta, ailment y de habérosla hecho, decease habríais acudido corriendo a mirarlo en internet así que ya conoceréis la respuesta. Los que aún vivís en la dulce ignorancia, sildenafil os la estaréis haciendo justo desde que habéis leído el título de esta entrada. En cualquier caso aquí vengo yo, en mi primera colaboración, a hablaros sobre este fascinante grupo de organismos: las arqueas.

Los grandes reinos

Antes de nada quiero hacer un pequeño repaso a la clasificación a gran escala de los seres vivos, porque este es el motivo de que muchos de vosotros no sepáis lo que son las arqueas. Hasta hace bien poco (tengo 22 años y recuerdo haberlo estudiado así en el colegio) se dividía a los seres vivos en los cinco reinos de Whittaker: Plantae, Animalia, Fungi, Protista y Monera. Es decir: plantas, animales, hongos, protistas y moneras.

Los cinco Reinos de Whittaker: Plantae, Animalia, Fungi, Protista y Monera.

¿Monera? Guau, es casi tan raro como Arquea, aunque este nombre sí que nos suena algo más. Adentrémonos, pues, en el reino Monera a ver qué es lo que nos encontramos.

En este reino se incluían los organismos unicelulares carentes de núcleo y otros orgánulos definidos por membranas, es decir, a los Procariotas. A los demás reinos, que sí tienen estas estructuras y en muchos casos forman seres pluricelulares, se les llama Eucariotas. Por lo tanto, tenemos un reino de organismos “rudimentarios” o “primitivos” que podríamos considerar en la base del árbol de la vida y a partir de los cuales evolucionaron todos los demás. Hasta aquí todo bien, ¿no? Pues no, todo mal.

Resulta que un día allá por el año 1977, el amigo Woese decidió hacer un análisis filogenético molecular basándose en las diferencias de las secuencias del rRNA (RNA estructural que forma parte de los ribosomas, esos orgánulos encargados de sintetizar proteínas a partir del RNA mensajero transcrito del DNA en el proceso conocido como traducción) de la subunidad pequeña de dichos orgánulos y vio que dentro de los procariotas hay dos grupos bien distintos, a los que en principio se llamó Eubacteria y Archeobacteria, que ya se va pareciendo bastante a Arquea…

A medida que pasaba el tiempo se fueron encontrando cada vez más diferencias entre estos dos grupos de procariotas. Las arqueobacterias ya nada tenían que ver con las eubacterias, ¡las primeras incluso estaban más relacionadas filogenéticamente con el conjunto de los otros reinos, los eucariotas!  Alguien debía abandonar el nido. Algunos piensan que fueron los científicos los que cambiaron la clasificación en base a los estudios de Woese, pero yo creo (basado en pruebas empíricas, ¡como buen hombre de ciencia!) que lo que sucedió realmente fue algo así…

Eubacterias vs. Arqueobacterias: el origen de los tres dominios

Las anteriormente amigas eubacterias y arqueobacterias comenzaron una encarnizada lucha que duró generaciones (no penséis que fue mucho tiempo, gran parte de los procariotas tienen tiempos de generación de minutos) pero que las bajas se contaban por billones y olía a muerte por doquier. Para no autodestruirse finalmente hicieron una tregua y llegaron a un acuerdo: el reino Monera debía disolverse. Así se hizo y las Eubacterias pasaron a llamarse Bacterias y las Archeobacterias sería reconocidas como Archaeas.

A pesar de esto no se separaron en dos reinos. Las diferencias eran mucho mayores, y mucho mayores también en relación al conjunto de los otros reinos, así que los científicos, reacios al principio a aceptar esta chocante novedad y presionados por estos dos grupos de Procariotas, rehicieron la clasificación. El resultado fue la clasificación de los seres vivos en tres dominios: Bacteria, Archaea y Eukarya. Es decir: bacterias, arqueas y eucariotas.

Los tres Dominios: en verde arqueas, en azul bacterias, y en rojo eucariotas.

Pero… ¿por qué tanto alboroto? ¿Qué tienen de especial las arqueas que las hace tan diferentes? En forma y en tamaño son muy similares a las bacterias, pero difieren en la composición y la organización de muchas estructuras celulares en las que no entraré en detalle por ser demasiado denso y puede que incluso aburrido para algunos. Sin embargo si alguien quiere información puede dejar un comentario y lo hablamos sin problema.

Algunas diferencias claras entre el dominio de las arqueas y las bacterias son las siguientes:

  • La membrana celular de todo los seres vivos está formada principalmente por una bicapa de fosfolípidos, constando cada fosfolípido de un glicerol al que se unen dos ácidos grasos y un grupo fosfato. En las arqueas, la unión de estos ácidos grasos al glicerol es un enlace tipo éter y no éster como ocurre en bacterias y eucariotas. El enlace tipo éter tiene una resistencia química algo superior, lo que favorece que las arqueas puedan vivir en ambientes extremos.
    Por otro lado, esto no implica que los eucariotas estén más cerca filogenéticamente de las bacterias que de las arqueas. Puede que en principio todos los seres vivos tuviesen enlace tipo éster y que las arqueas tomasen un camino distinto a posteriori, aunque también podría ser al revés, que en bacterias y eucariotas evolucionase el enlace tipo éster a partir de antepasados con enlace tipo éter. Sin embargo los biólogos somos algo vagos y seguimos el principio de parsimonia, así que nos quedamos con la primera hipótesis.

    Membrana fosfolipídica y esquema químico de un fosfolípido

  • La DNA polimerasa (enzima encargado de replicar el DNA) de las arqueas, al igual que la de los eucariotas, es más compleja que la de las bacterias y está formada por más subunidades polipeptídicas (8 o más frente a las 4 de las bacterias).
  • A nivel metabólico podemos citar que no se han encontrado arqueas que realicen fotosíntesis clorofílica, que sí se conoce en bacterias (cianobacterias) y eucariotas (algas y plantas).
  • Los flagelos de los tres dominios son totalmente distintos, al igual que la composición de la pared celular en los casos en los que ésta exista. Comparar tipos de pared celular entre dominios sería meterse en camisa de once varas ya que hay variedades en y entre los tres (bacterias Gram + y Gram -, células vegetales y fúngicas eucariotas y tipos “raros” en arqueas).

Estas son las características más relevantes, pero por si queréis ver todas las diferencias entre los tres dominios, aquí tenéis un par de tablas con más información:

Tabla comparativa de la pared, la membrana y el genoma de arqueas, bacterias y eucariotas.

Tabla comparativa de diferentes características de arqueas, bacterias y eucariotas.

Entonces, ¿dónde podemos encontrar estos organismos? Esta es la mejor parte. La mayoría de las arqueas son extremófilas, es decir, viven en condiciones extremas (extremas en comparación a lo que nosotros consideramos normal, claro). En concreto, podemos encontrarlas en ambientes hipersalinos (halófilas), ácidos (acidófilas), con temperaturas muy elevadas (termófilas e hipertermófilas) y un sinfín más de posibilidades que pueden estar solapadas entre sí. No obstante, desde hace muy poco se han empezado a encontrar arqueas mesófilas (que viven en condiciones no extremas) en océanos, suelo, tubos digestivos de animales (estas suelen ser metanógenos, formadoras de metano), o sea, que básicamente ocupan todo el espectro ambiental.

Para ser mi primera entrada en un blog de divulgación científica, creo que es suficiente. En el futuro tengo intención de hablar de múltiples temas de forma cada vez más técnica pero sin que deje de ser entendible e interesante. ¿Futuros temas? Alguna cosa sobre algún grupo de arqueas en concreto (como la Halocuadra, unas curiosas arqueas cuadradas), la evolución de los tres dominios, las relaciones simbióticas o parasíticas entre organismos, aplicaciones prácticas de la biología, y por supuesto… ¡bichos!

Para cualquier cosa podéis preguntarme por aquí o a través de mi Twitter: @_Venerable_.
Desde el comienzo de las travesías marítimas, buy information pills el ser humano ha hecho referencia a la presencia de gigantescos y violentos monstruos marinos que atacaban las embarcaciones y arrastraban a los pobres marineros hacia el abismo más profundo con sus enormes tentáculos sin posibilidad alguna de escape. Hoy os presentaré al primero de estos monstruos (aunque veremos que de monstruo no tiene mucho) de los que tan poco se sabe: el calamar gigante.

¡Saludad al Kraken!

Este gigantesco cefalópodo, look conocido en la mitología escandinava como “Kraken” y representado en multitud de obras a lo largo de la historia como una bestia agresiva y despiadada, ya fue descrito por el ilustre filósofo Aristóteles en el siglo IV a.C., aunque no fue hasta 1853 cuando el zoólogo Japetus Steenstrup encontró un pico (estructura bucal quitinosa propia de los cefalópodos similar al pico de las aves) perteneciente a un calamar gigante. Se dio entonces el primer testimonio científico fiable sobre la existencia de estos animales. A partir de este momento, y poco a poco, comenzó la desmitificación de esta enorme criatura marina.

Pico de calamar gigante

Exactamente, ¿qué es?

Se trata de un téutido (en este orden se incluyen la mayoría de los calamares existentes) perteneciente al suborden de los oegópsidos, cuya característica más llamativa y visual (nunca mejor dicho) es que tienen los ojos “abiertos”, sin una córnea que los cubra. Al otro suborden de téutidos, los miópsinos, pertenece, por ejemplo, el exquisito calamar común.

No son imágenes de gran calidad, pero se puede apreciar la diferencia entre un ojo miópsino (izquierda) y uno oegópsido (derecha). Fuente: Cefalópodos del mundo

Hay mucha controversia en torno al número de especies que forman parte del grupo de los calamares gigantes (género Architeuthis) debido a la rareza y calidad de los ejemplares recogidos (la mayoría moribundos o muertos y en estado avanzado de descomposición) y el bajo número de avistamientos de ejemplares vivos en su medio natural. Actualmente se contemplan cifras tan dispares como tres, ocho y hasta veintiuna especies diferentes, aunque la mayoría de expertos los engloba en una única, Architeuthis dux, con tres subespecies geográficas: Architeuthis dux dux en el Atlántico, Architeuthis dux martensii en el Pacífico Norte y Architeuthis dux sanctipauli en el hemisferio sur.

Características biológicas

Típica foto-tuenti de calamar gigante

Dada la gran longitud que alcanzan estos animales, de más de 18 m, un peso promedio de 455 kg parece más bien poco, pero es que el calamar gigante no se caracteriza precisamente por su robustez, sino más bien por lo contrario: la mayor parte de su longitud total corresponde al par de finos y no retractables tentáculos alimentarios, que pueden llegar a medir hasta 14 metros y que, junto a los brazos que tienen una longitud máxima de unos 3 metros, nacen alrededor de la boca. Por el contrario, la cabeza y el manto juntos apenas alcanzan los 3,30 metros. El manto es la pared del cuerpo de los moluscos que cubre la masa visceral; lo que a nosotros nos parece la cabeza de los cefalópodos en su mayor parte es, en realidad, el cuerpo. Podríamos meternos con ellos por patilargos o manilargos, eso lo dejo a vuestra elección, porque me parece que lo de monstruos es mejor aparcarlo, ya que además son bastante huidizos y tímidos.

¿Se os hace la boca agua al pensar en las enormes rabas que pueden sacarse de estos bichos? Id deshaciéndoos de la idea, pues al igual que otros cefalópodos pelágicos (es decir, que viven en océano abierto), poseen relativamente altas concentraciones de amonio en los tejidos musculares que les permite mantener una flotabilidad neutra, gracias a lo que permanecen tranquilamente en la columna de agua sin apenas esfuerzos. Así pues, no son comestibles.

Bonito ejemplar de calamar gigante con los tentáculos rotos situado en la Facultad de Biología de la Universidad de Oviedo. Fuente: yo.

Reproductivamente hablando, se podría decir que las hembras de calamar gigante son las que llevan los pantalones, si es que pudiesen ponérselos. Estos calamares presentan un elevado grado de dimorfismo sexual en lo que a tamaño se refiere, siendo las hembras mucho más grandes que los machos (longitud máxima de manto y cabeza de las hembras 3,30 metros frente a los escasos 1,50 de los machos). Además, las primeras son hasta tres veces más numerosas que los segundos.

A diferencia de los machos de la mayoría de las especies de cefalópodos, que tienen al menos un brazo modificado para la cópula (brazo hectocotilo), los machos de Architeuthis lo tienen poco diferenciado y poseen un largo y musculoso pene con el que inoculan los espermatóforos a las hembras. También se sabe que, al igual que el resto de sus congéneres cefalópodos, y salvo el Nautilus que va un poco por libre, son semélparos: tienen un único evento reproductor en su vida, al final del cual mueren. A parte de lo dicho, poco más se conoce sobre la reproducción de estos gigantes.

Esta imagen sustituirá a la ballena en vuestras pesadillas

Otra característica llamativa de los calamares gigantes es que, en términos absolutos, tienen los ojos más grandes del reino animal, pudiendo llegar a medir 25 centímetros de diámetro. Tener los ojos tan grandes les sirve para captar la escasa luz que llega a las profundidades en las que habitan, adaptación muy favorable a la hora de capturar presas y escapar de los depredadores.

Por lo demás, morfológica y anatómicamente son muy parecidos al típico calamar común, solo que en muy grande.

Me gustaría hacerles una visita. ¿Cómo y dónde viven?

La distribución geográfica de Architeuthis, como tantas otras cosas, no es del todo conocida, pero a tenor de la localización de los registros y capturas parece que se trata de un animal que ocupa prácticamente toda la parte oceánica del globo.

Avistamientos de calamar gigante. Fuente: Investigación y Ciencia

En fases de vida tempranas, los calamares gigantes habitan preferentemente aguas superficiales hasta los 700 metros y experimentan un descenso gradual en la columna de agua a medida que crecen, alcanzando los 1500 metros de profundidad en estado adulto, y alimentándose de presas cada vez más grandes que ocupan peldaños más elevados en la red trófica.

Son cazadores solitarios y sus principales presas en estado adulto son otros cefalópodos, crustáceos y peces grandes. La presencia de restos de crustáceos y cefalópodos bentónicos (que viven en el lecho marino) en algunos estómagos sugiere que, al menos ocasionalmente, se alimentan cerca del fondo. Dichas presas son capturadas con los largos tentáculos, provistos de ventosas dentadas, mientras se mantienen flotando en la columna de agua gracias a la flotación neutra y estabilizándose, en caso de que sea necesario, con las pequeñas aletas que tienen al final del manto. Cuando precisan desplazarse utilizan la propulsión a chorro tan característica de los cefalópodos.

Detalle de la parte final de uno de los tentáculos

Durante su crecimiento son presa de numerosos animales, sobretodo peces, cetáceos y otros cefalópodos; y cuando son adultos tampoco están exentos de problemas: es bien sabido que los cachalotes (Physeter macrocephalus) cazan frecuentemente a estos animales y también hay indicios de que los tiburones dormilones del Pacífico (Somniosus pacificus) los capturan ocasionalmente.

En cuanto a la longevidad, dada la dificultad para encontrar individuos en buenas condiciones, se ha podido estimar en muy pocos casos, y dependiendo del estudio los resultados varían enormemente. Se les atribuye edades máximas desde 3 hasta 300 años en función de la técnica utilizada para la estimación (no voy a hablar de ellas porque se haría muy pesado, pero si alguien quiere conocerlas, que no dude en preguntarme). Dado el gran tamaño del bicho, parece razonable pensar que tienen una alta esperanza de vida como ocurre en los animales de grandes. Sin embargo, si uno conoce un poco a los cefalópodos, sabrá que casi todos se caracterizan por vivir y crecer rápido y morir pronto, por lo que una esperanza de vida en torno a 4 ó 5 años parece bastante razonable. Ahora, sabiendo que esta última es la cifra más probable, ¡pensad en las altísimas tasas de crecimiento que deben tener estos animales!

¿Notáis la diferencia entre realidad y ficción?

Espero que mi pequeño aporte os haya servido para conocer un poco más a este simpático animal rodeado durante años por tanto misticismo.

Y ahora, fijaros en el esquema de la imagen inferior… ¡Hablaremos sobre ello en la próxima ocasión!

Bibliografía

  • Ecofisiología del calamar gigante. Ángel Guerra y Ángel F. González. Investigación y Ciencia. PDF.
  • Architeuthis (Giant Squid) reproduction, with notes on basic anatomy and behavior. Enlace.
  • Giant Squids, Architeuthis dux. Enlace.
  • Guía de cefalópodos del mundo. Norman, M. 2000. Grupo editorial M&G difusión.
  • ¿Qué sabemos de? El calamar gigante. Guerra, A. Y González, A.F. 2009. CSIC.
  • Enigmas de la ciencia: El Calamar Gigante. Guerra, A. González, A.F., Rocha, F., Gracia J. y Laria, L. 2005.

En la última entrada os desvelé los secretos del calamar gigante, sick y al final de ella os dejé con una imagen que lo comparaba con otro calamar, sildenafil del cual os prometí hablar en la siguiente ocasión. Pues bien, hospital esa ocasión ha llegado y espero que estéis preparados para conocer al calamar colosal (Mesonychoteuthis hamiltoni).

Captura de ejemplar de calamar colosal, todavía vivo.

¿Quién es? Comparación con el calamar gigante

Al igual que el calamar gigante (Architeuthis dux), el calamar colosal se integra en el grupo de los oegópsidos. Sin embargo, las relaciones de parentesco entre ambos calamares acaban aquí, pues mientras que el calamar gigante pertenece a la familia Architeuthidae, el calamar colosal forma parte de los calamares de cristal, Cranchiidae, aunque a diferencia de la mayoría de ellos, este no es transparente.

Si habéis leído la entrada anterior (y si no, no sé a qué estáis esperando), sabréis que el calamar gigante, con un peso promedio de 455 kg para unos 18 m de longitud, es bastante alfeñique, con manto, aletas y cabeza proporcionalmente pequeños y brazos y tentáculos largos. Sin embargo, el calamar colosal no se le parece en nada en este aspecto: aunque algunos autores le estiman tamaños de más de 9 metros de longitud, el ejemplar más grande encontrado hasta la fecha alcanzaba “solamente” los 5,4 metros, con brazos que no llegaban al metro y medio y un par de tentáculos de escasos 2,8 m. Es decir, cabeza y manto ocupan aproximadamente la mitad de su longitud total. El calamar colosal es, además, mucho más ancho, fuerte y pesado que el calamar gigante, siendo de 495 kg el peso máximo registrado, aunque se piensa que puede superar fácilmente esta cifra, tomada en un animal de 4,2 metros.

Cabe destacar que tomar medidas de Mesonychoteuthis hamiltoni es muy complicado porque además de los pocos especímenes que se han conseguido capturar en buenas condiciones, son extremadamente deformables debido a sus características anatómicas y morfológicas (es muy gelatinoso), encogen mucho y de forma muy distinta en función del tratamiento post mortem (congelación, fijación en alcohol, etc.) y duración del mismo que hayan recibido.

Esquema morfológico de Mesonychoteuthis hamiltoni. Fuente: Te Papa

El calamar colosal es mucho más robusto que el calamar gigante, y aunque realmente no sea “colosal”, es lo suficientemente grande y está lo suficientemente bien armado como para ser peligroso en caso de tener un encontronazo con él (aunque es una situación bastante improbable dado dónde y cómo vive, como veréis más adelante):

  • Es el único miembro de la familia Cranchiidae que tiene dos filas de grandes garfios en la parte central de sus brazos, sustituyendo así a las ventosas, que sí aparecen en las partes proximal y distal y que están provistas de pequeños dientecitos (el calamar gigante también tiene este tipo de ventosas, pero los dientes son algo más pequeños).

Ventosas de los tentáculos. Nótese que están dentadas. Fuente: Te Papa

  • En la mitad final del par de tentáculos aparece una característica exclusiva y sorprendente: tiene dos filas de garfios, de tamaño algo menor que los de los brazos, que son capaces de rotar 360º. Dichas filas están flanqueados por una hilera de pequeñísimas ventosas a cada lado que ayudan a manipular y sujetar a las presas.

Comparación de los dos tipos de garfios. A la izquierda los de los brazos y a la derecha los de los tentáculos, rotatorios. Fuente: Te Papa

Comparación de la parte distal (maza) de los tentáculos de Architeuthis (izquierda) y Mesonychoteuthis (derecha). Fuente: Tonmo

  • El otro día os dije que el calamar gigante, con un diámetro de 25 cm, tenía los ojos más grandes del reino animal. Sin embargo parece que esta medida es superada por el calamar colosal, con un supuesto diámetro de 27 cm para sus globos oculares, con los que puede captar la poca luz que llega a las aguas profundas que habita así como los destellos de los animales bioluminiscentes. Además, posee fotóforos sobre los ojos que utiliza a modo de faros, luego nada se le escapa. La importancia de la visión también está respaldada por el gran tamaño del lóbulo óptico de estos calamares, mucho mayor, también proporcionalmente, que la parte correspondiente del cerebro humano.
  • Otra característica singular asociada a su visión es que, a diferencia de la mayoría de los cefalópodos, que tienen los ojos ubicados en los laterales de la cabeza

    Fuente: Tonmo

    de modo que les confiere un campo visual de 360º, los calamares de cristal tienen los ojos en posición delantera, otorgándoles una visión binocular muy precisa, ideal para capturar presas.

  • Como se muestra en la imagen de la derecha, el pico del calamar colosal (izquierda), es muy grande, incluso más que el del calamar gigante (derecha). Parece que no es buena idea meter la mano dentro de su boca.

Distribución y comportamiento peculiares

A diferencia del calamar gigante, que está distribuido por todo el globo, el calamar colosal se ha encontrado únicamente en el hemisferio austral, concretamente en las aguas que rodean a la Antártida: océano Antártico y sur de océanos Atlántico, Pacífico e Índico. Parece que, al igual que en el caso de Architeuthis, los juveniles, que ocupan las capas superficiales del mar, sufren una migración ontogénica en profundidad a medida que crecen, alcanzando los adultos profundidades de 1000 metros o más. Asociado a este cambio de hábitat en profundidad, Mesonychoteuthis hamiltoni sufre un cambio constitucional: se vuelve más globular y gelatinoso a medida que crece, pasando de ser un depredador activo que persigue a sus presas a cazar haciendo emboscadas.

Fuente: Wikipedia

El calamar colosal, cuando es juvenil, es presa de multitud de animales como pinnípedos, peces grandes y cetáceos, pero cuando es adulto sus únicos depredadores naturales son los mismos que los del calamar gigante: el tiburón dormilón del Pacífico y el cachalote.

Típico calamar de cristal en su típica posición cacatúa.

Se cree que, como todos los calamares de cristal, al tener los ojos en posición delantera el calamar colosal nada con los brazos y tentáculos hacia arriba, en lo que se conoce como “posición cacatúa” de modo que no obstaculicen su visión. Para localizar a sus presas, principalmente bacalao austral, Mesonychoteuthis hamiltoni utiliza sus grandes y sensibles ojos ayudado por los fotóforos supraoculares, y cuando encuentra una se lanza hacia ella rápidamente propulsado por sus grandes aletas, lanza los tentáculos y la aferra fuertemente con los garfios giratorios, envolviéndola posteriormente con los brazos para, finalmente, desmenuzarla con el pico. Una vez sujeta, a la presa le es casi imposible escapar.

Realmente se conoce muy poco acerca de la reproducción y esperanza de vida del calamar colosal, pero todos los indicios señalan que el macho también insemina a la hembra mediante un pene gigante, pues su brazo hectocotilo está escasamente diferenciado, y que es más longevo que Architeuthis. Esto último está relacionado con las aguas frías que habita, en donde el metabolismo y ritmo de vida es mucho más lento que en aguas templadas o cálidas. Si bien es cierto que en latitudes “normales” las aguas profundas donde habita el calar gigante también son frías, de unos pocos grados, en la zona más superficial de los océanos Ártico y Antártico pueden ser ligeramente inferiores a 0 ºC, y eso se nota también más abajo.

Y por cierto, ¿Os habéis fijado en que ambos calamares son rojos? Esta es una característica muy común en los animales de profundidad: la luz roja es poco energética y no pasa de la capa de agua más superficial por lo que por debajo los animales de coloración roja aparecen como negros y se confunden con el entorno.

Cortesía del Museo Neozelandés del Calamar Colosal “Te Papa”, y para el disfrute de los más pequeños y para los que queráis pasar un rato creando vuestro propio calamar aquí tenéis donde poder hacerlo: http://squid.tepapa.govt.nz/build-a-squid/interactive

Este es mi calamar, Sandalio:

Bibliografía

Estos días atrás estuve pensando en cómo hacer una entrada amena y singular sobre el funcionamiento interno de las células pero no se me ocurría cómo encararlo para que resultase sencillo de asimilar para los no entendidos. Entonces me acordé del maravilloso video “The Inner Life of the Cell“, pill creado por XVIVO para el departamento de biología celular y molecular de la Universidad de Harvard. En él, se explica gráficamente todo lo que ocurre en un leucocito para que pueda atravesar el endotelio de un capilar sanguíneo, repasando una buena parte de la maquinaria celular (orgánulos, biomoléculas, etc) implicada en ello.

Debemos tener en cuenta que el vídeo se centra en células del ser humano (eucariota, pluricelular, animal, cordado, y así), pero en el resto de seres vivos los mecanismos de señalización, transporte y movimiento celular funcionan de forma similar.

Aparte de la versión anterior del vídeo, que es corta y artística, existe una segunda versión explicada, con audio en inglés, que se entiende muy bien. Aparecen además las distintas estructuras señaladas con letra, por lo que es un vídeo que no deberías perderte.

A mi me deja estupefacto, espero que a vosotros también os guste.

Más en XVIVO y en Wikipedia (repaso de biología celular).
Desde hace meses e incluso años está en el día a día de los amantes de la tecnología el inacabable debate sobre qué empresa tiene o no razón en las multitud de denuncias cruzadas que se dedican las grandes empresas tecnológicas. Últimamente los dos gigantes en conflicto son la estadounidense Apple y la coreana Samsung. Ambas mantienen mil y una batallas legales en tribunales de medio mundo, no rx pues ambas entienden que la otra ha violado sus patentes en alguno de sus dispositivos.

Las dos batallas más recientes de esta nueva clase de guerra han tenido lugar en Seúl, viagra Corea de Sur, erectile y en San José, Estados Unidos. Es decir, la primera en la patria de Samsung y la segunda en la de Apple; y como suele pasar también en fútbol, cada empresa ganó su partido en casa.

El tribunal coreano concluyó que ambas compañías habían violado patentes, de modo que a parte de las ridículas multas correspondientes, el juez vetó la venta de ciertos dispositivos de ambas empresas. Apple se queda únicamente con el iPhone 4S y el nuevo iPad (quedan vetados el iPhone 3GS, el iPhone 4, el iPad original y el iPad 2); mientras que Samsung pierde viejos modelos, pero salva sus estrellas: el Galaxy S2, el Galaxy S3 y el Galaxy Tab. Victoria por la mínima como local para Samsung.

Al día siguiente se jugó el partido de vuelta en California. Aquí el jurado popular concluyó que Samsung había violado varias de las patentes de Apple y le impuso una multa a modo de indemnización de más de mil millones de dólares. Multa que, por cierto, apenas supondrá un pequeño pellizco en la cartera de la gigante coreana. Por otro lado, Apple quedó libre de toda culpa, aunque a diferencia de lo que sucedió en Corea, por ahora el juez del caso no ha vetado la venta de los dispositivos Samsung que han violado patentes de Apple. Eso sí, conociendo que el veredicto es que Samsung copió a Apple de forma deliberada, es muy posible que tarde o temprano se dé este caso, o al menos que Apple lo intente.

Las patentes en conflicto

Hasta aquí todo más o menos normal: son dos empresas que se han denunciado mutuamente en gran variedad de ocasiones y unas veces ha ganado una y en otras la otra. Sin embargo, en este último juicio ha habido bastante más debate del habitual, pues varias de las patentes violadas se tratan de patentes “de diseño” y mucha gente entiende que algo así carece de sentido. En concreto, en este último juicio Apple demandó a Samsung por violación de cuatro patentes relativas al diseño y tres relativas al software.

Tabla con el veredicto del tribunal acerca de los teléfonos y patentes en conflicto.
Fuente: The Wall Street Journal.

Patentes relativas al software (utility patents en inglés):

  • ‘915: Describe el funcionamiento (más correctamente la API) del desplazamiento al mover el dedo arriba y abajo. Es el llamado “desplazamiento natural” que va en la dirección en la que desplazas el dedo, es decir, la dirección contraria al scroll que hacemos con el botón central de los ratones. Fecha de presentación: 7 de enero de 2007. Ver PDF.
  • ‘163: Describe el funcionamiento general de la interfaz de usuario del iPhone, principalmente el pulsar para ejecutar aplicaciones o funciones según lo que aparezca en la pantalla. Personalmente me parece una patente demasiado genérica en la mayoría de lo que describe. Fecha de presentación: 4 de septiembre de 2007. Ver PDF.
  • ‘381: Describe el efecto “rebote” al desplazar una lista, imagen o elemento más allá del borde de la pantalla; así como los movimientos multitáctiles de rotación con dos dedos y el zoom “pellizcando” la pantalla, es decir separando dos dedos. Fecha de presentación: 14 de diciembre de 2007. Ver PDF.

Patentes relativas al diseño:

  • ‘305: Describe la interfaz de usuario de pantalla de inicio del iPhone, es decir su característica cuadrícula con iconos redondeados. Fecha de presentación: 23 de junio de 2007. Duración: 14 años. Ver PDF.
  • ‘087: Define el iPhone como dispositivo electrónico, así como su forma, botones y conexiones. Fecha de presentación: 30 de julio de 2007. Duración: 14 años. Ver PDF.
  • ‘677: Redefine el iPhone y protege su diseño ante dispositivos con tamaños y escalas diferentes, así como para nuevos dispositivos e incluso juguetes. Personalmente esto último lo veo como algo bastante abusivo y fuera de lugar. Fecha de presentación: 18 de noviembre de 2008. Duración: 14 años. Ver PDF.
  • ‘889: Describe la forma básica de una tableta. La patente es tan antigua que ni existía el iPhone, pero sí representa lo que ahora es el iPad. Fecha de presentación: 17 de marzo de 2004. Duración: 14 años. Ver PDF.

Esta última patente fue la única que el jurado determinó que Samsung no había violado en ninguno de sus dispositivos. Me parece algo coherente viendo que la patente define la forma de lo que con el tiempo se convirtió en el iPad, pero de una forma demasiado genérica. Como se puede ver en las patentes de diseño (no he encontrado el dato en las de software), todas tienen una duración. Esto es debido a que el objetivo principal de una patente es otorgar el monopolio de explotación de la misma a la empresa o persona que ha producido dicha innovación durante un tiempo determinado.

Ahora bien, centrémonos en las patentes ‘087 y ‘677. Dejando de lado el hecho de que a mi modo de ver la ‘677 es demasiado restrictiva, me parece que ambas patentes tienen su lugar de ser y son necesarias.

Patentando ‘un’ smartphone o ‘el’ smartphone

A primera vista puede parecer que estas dos patentes describe la forma del iPhone de una forma muy genérica para poder ser patentado: un rectángulo con bordes redondeados donde la pantalla ocupa la gran mayoría de la superficie del dispositivo. La visión de muchos es que esto supondría lo mismo que patentar el smartphone, o que un coche tiene volante y espejos. Lo siento pero no estoy de acuerdo.

Apple nos ha enseñado desde su creación que el diseño es muy importante, y que incluso el más mínimo detalle importa. Y lo cierto es que se está realizando un cambio de mentalidad en los consumidores, que pasamos de conformarnos con que algo funcione a querer que, además, también sea bonito o agradable a la vista y al uso. Hoy en día es imposible no estar pendiente de cómo son las cosas, cómo están diseñadas. Es cierto que el fin último de, por ejemplo, un coches es permitirnos desplazarnos de un lugar a otro más rápido, y que el diseño poco influye en esto. Tengamos un coche más o menos aerodinámico únicamente va a permitirnos llegar en menor o mayor tiempo, pero si es bonito o feo, no es algo crucial en absoluto. Sin embargo, a todo el mundo le gustan unos coches más que otros: cada diseño tiene su forma, su estilo, y su carácter que lo hace único.

Morro del Alfa Romeo Giulietta y faros delanteros del Audi A4.

En este sentido y poniendo un ejemplo sencillo, el diseño que me resulta más característico de Audi, aparte de los cuatro aros de su logo, son sus faros delanteros. La forma tan cuidada que tienen que te permite reconocerlos al instante y sirven también como otra seña de identidad de la marca. Lo mismo ocurre con la preciosidad de morro de los Alfa Romeo; solo con verlo reconoces automáticamente la marca.

Supongamos ahora que Alfa Romeo patenta (desconozco si así es el caso, o si está permitido hacerlo o no en Europa) la forma externa de su modelo Giulietta, con su morro, sus preciosas luces traseras, sus retrovisores y demás elementos de su carrocería. ¿Diríamos que Alfa Romeo ha patentado el coche? Evidentemente no. Sencillamente habría patentado un coche, su modelo Giulietta.

Del mismo modo, Apple ha patentado un smartphone, el iPhone, con una forma externa determinada. Al igual que un coche se caracteriza básicamente por la presencia de una carrocería con sus ruedas, espejos y volante; un teléfono móvil lo hace por su pantalla, antena y teclado (si tiene). Antes de la aparición del iPhone había móviles de muy diversas formas y tamaños, y es cierto que actualmente todos se le parecen en cierto modo al haber ido desapareciendo paulatinamente el teclado físico; pero es igualmente cierto que se pueden hacer muchos diseños diferentes sin plagiarlo descaradamente como ha hecho en esta ocasión Samsung con varios de sus terminales. Sin ir más lejos, los teléfonos Lumia de Nokia son un gran ejemplo de que se pueden hacer cosas nuevas y de calidad si lo intentas. En el mundo Android y sin dejar Samsung, es posible que la coreana esté aprendiendo finalmente la lección en su nuevo Samsung Galaxy S3, pero habrá que esperar para ver si con futuros modelos no vuelve a recaer en la copia intencionada.

Ejemplo de teléfonos Samsung antes (izquierda) y después (derecha) del iPhone.

El tema de las patentes relativas de software que ha violado Samsung es más complicado. He utilizado muy pocos dispositivos con Android, así que desconozco si los gestos de dichas patentes son algo propio del sistema operativo o únicamente aparece en la versión modificada de Samsung para sus dispositivos. Por tanto, no opinaré sobre el tema, pero lo que sí me parece necesario destacar son los gestos multitáctiles patentados por Apple. Actualmente nos parece que estos gestos son la manera natural de interactuar con una pantalla táctil y que no se podría hacer de ninguna otra forma. Puede que así sea, pero debemos darnos cuenta de algo fundamental. La utilización del número cero es algo que nos parece normal y trivial actualmente, pero tardó muchos siglos en hacer su aparición y casi nadie lo echó en falta hasta entonces. De igual forma, la navegación en una pantalla táctil no era algo natural hasta que Apple dio el primer paso y definió la forma de interactuar con ella. Crear algo nuevo no es fácil, aunque visto en perspectiva nos parezca una cosa completamente lógica.

Así pues, con su iPhone Apple ha patentado un smartphone, no el smartphone.

Diseño industrial e innovación

El diseño siempre ha sido una pieza clave en la distinción de un producto y cada marca debe tratar de buscar el suyo propio. Es cierto que la tendencia del mercado puede hacer que dos o más productos se parezcan, pero es imprescindible que cada uno mantenga su identidad. En este sentido las patentes de diseño limitan que dos productos se parezcan demasiado y favorece que cada marca trate de buscar su identidad propia. Como bien titula Enrique Dans su post (con su contenido no estoy demasiado de acuerdo): “el valor de la innovación no está en evitar que te copien, sino en conseguir que todos te quieran copiar”. Es completamente cierto: innovando y haciendo las cosas bien es normal que te quieran copiar. Pero copiar ideas del trabajo ajeno bien hecho no implica fusilarlo completamente sacando al mercado un producto casi idéntico. Existe una enorme diferencia entre copiar una idea o diseño ajeno y moldearla para adecuarla a tu propio estilo, y plagiarlo completamente.

Apple patentó la forma del iPhone por ser la primera compañía que se atrevió a innovar lanzando un dispositivo así en el año 2007. Muchos lo consideraron una locura y algo que no iba a dar resultados por su falta de botones y teclas, pero de este salto al vacío dio lugar una nueva generación de teléfonos móviles. Y curiosamente lo mismo ocurrió antes con el iPod en 2001 y posteriormente con el iPad en 2010. Que la realización de dispositivos con una forma similar esté protegida por esta patente es algo completamente normal, por muy común que pueda parecer su diseño actualmente. En su momento el iPhone era el único de su clase, y Apple la única que presentó una innovación probando ese diseño. Tan trivial no puede ser si el resto de marcas no tenían un dispositivo así.

Por tanto, el resto de compañías debe buscar otros diseños que se conviertan en su imagen, nuevas formas, posibilidades y configuraciones, algo que sin duda alguna beneficia y favorece la innovación. Lo que sí que me parece abusivo es que en la patente ‘677 se prohíba fabricar incluso juguetes con esa forma, pero ese es otro tema que tiene más que ver con el caos que supone el sistema de patentes de EEUU. Y es que a mi modo de entender las cosas, las patentes deberían aplicarse únicamente a dispositivos que puedan competir en el mercado con el tuyo, no a todo en general.

Volviendo al resultado del juicio, mientras que Apple declaró en una carta interna de Tim Cook a sus empleados que “los valores [de la compañía] han ganado”; Samsung, en su nota de prensa tras conocerse el veredicto del jurado, dice, entre otros disparates, que el resultado del juicio provocará “menor número de opciones, menos innovación y precios potencialmente más altos”. Me río yo del morro que le echan al asunto… Es completamente cierto que el mercado se ve afectado si se retiran los productos de Samsung que han violado alguna patente (cosa que actualmente no ha sucedido), pues los consumidores (americanos en este caso) no podrán acceder a los mismos y sus opciones de compra disponibles serán menores. Pero decir que el veredicto limita la innovación es completamente absurdo. Es imposible que la innovación se vea perjudicada cuando uno o más de tus dispositivos tiene un diseño que es una copia casi idéntica de otro ya existente de otra marca. Si no has innovado con tu producto da igual que éste sea retirado del mercado pues no habrá aportado nada nuevo. Y se trata incluso de algo beneficioso al favorecer que se busquen nuevas alternativas, tanto de diseño como de funcionamiento. En cuanto a los precios, personalmente no veo una relación directa entre ambos asuntos, pero podría estar perfectamente equivocado.

El diseño industrial es una pieza clave en el desarrollo de un producto. No solo por su misión de hacerlo más agradable a la vista y el uso de los usuarios o consumidores, sino también porque aporta un valor añadido al producto y lo hace único en el mercado. Eso sin contar las maravillas que hay que hacer para conseguir meter en el interior de un dispositivo como un teléfono móvil o un portátil toda esa enorme cantidad de componentes, a pesar del grado de miniaturización que hemos logrado en nuestros días. Permitir que varios productos sean tan similares que con una sola inspección visual no sea fácil diferenciarlos no hace más que dañar la innovación y convertir el diseño industrial es algo nimio y casi carente de sentido.

En resumen…

Con todo lo expuesto hasta aquí no estoy tratando de defender a Apple contra estos malvados coreanos de Samsung. De hecho considero que si un tribunal determina que Apple ha violado patentes de la coreana, o de cualquier otra empresa, tenga que pagar su multa (ya sea económica o en prohibición de ventas). Todos somos (o al menos deberíamos ser) iguales ante la ley.

Sin embargo sí que estoy claramente de acuerdo con la postura de Apple, pues es claramente visible por todo el mundo que Samsung ha fabricado dispositivos muy parecidos en forma a los de la manzana mordida. Y los correos internos de los coreanos en los que se pedía trabajar para crear algo como el iPhone no dejan lugar a duda de que la copia es más que intencionada. Un aspecto que me llama mucho la atención es que incluso una funda para iPhone 4 encaje bastante bien en un Samsung Galaxy (no conseguí ver el modelo, aunque probablemente fuera un Ace), y los coreanos sigan diciendo que no están copiando a los de Cupertino. Esto sin contar que se puede dar la posibilidad de que un consumidor (muy) poco informado pueda llegar a confundir los terminales de ambas compañías. Ninguna de estas cosas deberían poder ocurrir…

Los diseñadores industriales realizan un trabajo en la sombra que suele ser muy poco valorado, y sinceramente me parece muy grave que no se puedan reconocer sus enormes aportaciones a la creación de la marca de una empresa. Para mí una patente relativa al diseño no solo es una ventaja para la compañía que ha producido un diseño innovador, sino que también es un reconocimiento a este esfuerzo y protege la propiedad intelectual de estos diseñadores. Con el paso del tiempo es muy fácil ver como algo trivial la forma de un dispositivo como el iPhone, y pensar que este diseño no debería estar patentado porque casi todos los smartphones se le parecen en mayor o menor medida, pero el salto al vacío con un trabajo innovador es lo más difícil que puede plantearse una empresa. El hecho de que hasta que salió el iPhone al mercado, gracias al trabajo de Jony Ive y su equipo y la confianza ciega de Steve Jobs, existieran teléfonos con infinidad de formas y tamaños da buena cuenta de lo complicado que es innovar, de ser diferente.

Con el tiempo, cuando las patentes expiren, el diseño del iPhone o de cualquier otro dispositivo pasará a poder utilizarse libremente. Hasta entonces solo queda negociar una licencia de uso, o lo que es mejor: trabajar en algo nuevo, algo innovador. La sociedad te estará muy agradecida.

¿Qué me motivaba? Creo que la mayoría de las personas creativas quieren expresar su agradecimiento por ser capaces de aprovechar el trabajo que otros han llevado a cabo antes que ellos. Yo no inventé el lenguaje ni las matemáticas que utilizo. Produzco solo una pequeña parte de mis alimentos, y ninguna de mis prendas de ropa está hecha por mí. Todo lo que hago depende de otros miembros de nuestra especie y de los hombros a los que nos subimos. Y muchos de nosotros queremos contribuir con algo para devolverle el favor a nuestra especie y para añadir algo nuevo al flujo de la humanidad.

Steve Jobs, en su biografía por Walter Isaacson

Lecturas recomendadas

Nota: En los PDF de las patentes no se debe confundir la fecha de concesión de la patente (Date of Patent) con la fecha de presentación (Filed). Obviamente, y de la misma forma que ocurre con los trabajos científicos, una patente tarda un tiempo en adjudicarse. Todos los PDF fueron obtenidos de Wired.
¿Aún no te has enterado? Corre, side effects ya queda poco tiempo para preparar el viaje a Bilbao y disfrutar del nuevo evento de divulgación de Amazings: el Amazings Bilbao 2012. Tendrá lugar el viernes 28 y el sábado 29 de septiembre en el Paraninfo de la UPV/EHU, viagra 40mg junto al Museo Guggenheim. La entrada es libre y gratuita hasta completar el aforo de la sala: 500 localidades.

El evento consistirá en multitud de interesantes, no rx a la par que divertidas, charlas de 10 minutos impartidas por los mejores divulgadores de nuestro país; y varias actividades al gusto para que cada uno pueda disfrutar aprendiendo con lo que más le guste o interese. En Amazings podéis dar un vistazo al extenso programa al completo.

Pero como yo aquí he venido a hablar de mi libro, no puedo dejar pasar la oportunidad de hacer publicidad de mi charla a la que he titulado: De las galaxias al átomo, y que será el viernes entre las 12:20 y las 12:30. He tenido la suerte de ser uno de los afortunados que ha podido repetir la participación en el evento sobre del escenario, pues el año pasado hablé sobre si ¿Hay futuro para el grafeno?

Sin más, invitaros a que vayáis a Bilbao y os unáis a nosotros en estas nuevas jornadas de divulgación de la mano de Amazings. O quizá deba decir… Naukas.

Share

Sobre el Autor:

Físico de materiales, nacido en El Bierzo y adoptado en tierras asturianas y vascas durante su paso por la Universidad de Oviedo y la Universidad del País Vasco. [...]

1 Comentario

  • Que te digo yo… si me llevas en coche igual voy xD

No olvides compartir con nosotros tu opinión.