Relojería marciana

Estamos tan acostumbrados a nuestros días de 24 horas que no nos planteamos siquiera la posibilidad de qué pasaría si el día tuviera otra duración. Al fin y al cabo esto no sucederá nunca en la Tierra. Sin embargo, si queremos salir más allá del pálido punto azul en el que vivimos y colonizar nuevos mundos nos veremos obligados a tener en cuenta esta posibilidad. Es más, la NASA ya lo ha hecho.

Desde el año 2004 la agencia espacial estadounidense tiene una especie de robots todoterreno, conocidos como rovers, explorando la superficie de Marte. Los primeros en llegar fueron Spirit y Opportunity, y posteriormente aterrizó (¿amartizó?) Phoenix. Existe también otro rover en camino llamado Curiosity desde primeros de noviembre. Ahora bien, estos rovers están programados para recibir órdenes desde la Tierra, y por tanto los científicos de la NASA deben conocer la hora local marciana para saber en qué momento pueden obtener más energía del Sol, o cuando interesa más que se muevan. Tanto es así que estas misiones tienen su reloj oficial en tiempo marciano, en vez de terrestre. Y para no mezclar los días terrestres y los marcianos a estos últimos se les ha pasado a denominar sols.

Ahora bien, ¿existe tanta diferencia entre el día terrestre y el marciano para que sea necesaria esta distinción? Pues lo cierto es que tienen duraciones similares, pero sí es importante distinguirlos. Marte da una vuelta sobre sí mismo en poco más de 24 horas y 37 minutos, de modo que no hay mucha diferencia con las 23 horas y 56 minutos que tarda nuestro planeta. Apenas 40 minutos de desfase. Sin embargo, la acumulación de estos 41 minutos día tras día supone a la larga un problema para manejar el horario en Marte. ¿Cómo lo solucionó la NASA? Pues sencillamente encargando la creación de unos relojes que marcaran tanto la hora terrestre como la marciana, para que sus científicos pudieran llevarlos en todo momento y supieran con solo mirar su muñeca la hora en el planeta rojo. El resultado lo tenéis en la imagen inferior, obra del relojero Garo Anserlian.

Si sois lo suficientemente frikis como para tener en vuestra muñeca el mismo reloj que tienen los científicos de la NASA que trabajan con los rovers, os alegrará saber que podéis comprar el modelo superior por el módico precio de $695 (unos 523€), u otros más sencillos por $395 (unos 300€). Todos creados y diseñados por Garo.

¿A qué estáis esperando para gastar vuestro dinero?

Fuente: dvice.com

Share

Sobre el Autor:

Físico de materiales, nacido en El Bierzo y adoptado en tierras asturianas y vascas durante su paso por la Universidad de Oviedo y la Universidad del País Vasco. [...]

0 Comentarios & 2 Trackbacks

  • […] WIS Physics y la relojería marciana […]

  • […] WIS Physics y la relojería marciana […]

No olvides compartir con nosotros tu opinión.