Cuando un vidente te aconseja ir al homeópata…

Qué mejor forma que retomar el blog después de este parón de un par de meses que darle caña a la pseudociencia, ¿verdad? Allá por el mes de abril, nuestros amigos de Enchufa2 publicaron en su blog un pequeño artículo que vamos a reproducir hoy aquí con su permiso. Se trata de un fragmento de una conversación entre un vidente y una señora que llama al programa de clarividencia del primero para preguntar acerca de la enfermedad de su hija. Desgraciadamente, el vídeo del programa El Internedio, de La Sexta, donde hicieron una pequeña burla de este tema, ya no es visible; pero tenéis el diálogo escrito más abajo. Lo que sí voy a hacer es dejaros un vídeo de otra de sus perlas recogida esta vez por el excelente programa catalán de humor APM?.

Esta es la transcripción de un fragmento de vídeo visto este miércoles [6 abril 2011] en el Intermedio (vídeo 2, minuto 20’30”) [Ya no es visible en la web de La Sexta, pero sí en YouTube]. En ella, una mujer (presumiblemente anciana) llama al programa nocturno del vidente Sandro Rey de La Sexta, para preguntar por la salud de su nieta. Se produce entonces la siguiente conversación:

—Hola, buenas noches.
—Hola buenas noches.
—¿En qué le puedo ayudar señora?
—Pues quería saber por la salud de una nieta.
—La salud de su nieta… hombre, aquí lo que más salen son alergias e insuficiencias respiratorias. ¿Cómo se llama usted?
—Yo soy Leo.
—Pues lo que veo más es cansancio físico o psíquico, o sea, “farta” de oxígeno, alguna alergia, algún problema en las vías respiratorias, las fosas nasales, faringe, bronquitis… eso es lo que yo le veo a esta nena. Pero no le veo nada malo, es pasajero, o sea…
—No, no, no… la niña no tiene eso eh, nada de eso.
—Bueno, eso es lo que yo estoy viendo.
—No, no, no, no.
—¿Qué tiene la niña?
—La niña tiene una enfermedad que le llaman Crohn, el Crohn. Y alergia no tiene ninguna.
—Sí… bueno, piense que… pero piense que esa enfermedad le crea una insuficiencia respiratoria. Eso no lo digo yo, lo dicen los doctores de…
—De momento no la tiene.
—Bueno, esa enfermedad, normalmente, los doctores de este país lo saben, crea a medida que va pasando el tiempo una insuficiencia respiratoria y las defensas al estar muy débiles también crean alergias, alergias internas-externas, o sea… Esa es la enfermedad que usted dice que tiene esa nena. Pues muy bien, pero deriva, deriva… o sea, lo que yo digo estoy diciendo es deriva. Y ella, aunque ahora no lo tenga no quiere decir que no lo vaya a tener pero yo, a la nena, lo que sí le recomiendo es que la pongáis en manos de un buen homeópata.

Es decir, que el tipo le diagnostica a la nena alergia, insuficiencias respiratorias, cansancio físico, cansancio psíquico, falta de oxígeno, problemas en las fosas nasales, la faringe, bronquitis… todo ello pasajero. Y cuando la nena resulta tener una enfermedad crónica intestinal este señor insiste en que ha acertado ¡y le recomienda acudir al homeópata! Desde luego, el que no se consuela es porque no quiere. Por no hablar de su total desconocimiento de la enfermedad de Crohn o las alergias (más le vadría tener un buen acceso a Google y dejar de darle vueltas a la dichosa bolita). Quizás su único acierto (pura poesía) haya sido afiliarse tan oportunamente con esos timadores reconocidos. Habría que incluir una advertencia de este tipo en los medicamentos homeopáticos:

Es de chiste y tendría muchísima gracia si no fuese tan real. Hay gente, especialmente la más vulnerable, que confía verdaderamente en estos estafadores. Y lo malo no es que necesiten una palabra de consuelo y alguien se la proporcione. Supongo que alguien que llama a un programa así tiene una pregunta que no sale de su cabeza y sólo desea darle solución de forma positiva (si recibiese una mala noticia, la preocupación no se disiparía y eso lo saben bien los videntes timadores). Lo malo es cuando este consuelo pretende sustituir al consejo oportuno de un experto, suplantar al médico, cuando se atreve a dar diagnósticos y a sugerir tratamientos. Entonces pone en verdadero riesgo la salud de quien confía en él, a veces más que en su propio médico.

¿No se podrían prohibir este tipo de conductas? ¿denunciar al estafador por negligente en casos parecidos? Sería tan sencillo como obligarles a dar una respuesta estándar cuando se trate de temas médicos. Podría incluso estar grabada, una voz en off que resonaría en el plató automáticamente ante la llamada oportuna: “Las autoridades sanitarias advierten que este intrigante no está autorizado a estafarle en temas relacionados con su salud. Si busca consejo, hable con su médico”. A fin de cuentas, no creo que las cajetillas de tabaco sean mucho más perjudiciales que estos señores.

Share

Sobre el Autor:

Físico de materiales, nacido en El Bierzo y adoptado en tierras asturianas y vascas durante su paso por la Universidad de Oviedo y la Universidad del País Vasco. [...]

2 Comentarios & 1 Trackback

  • El ministerio de salud debería prohibir y castigar a todos los videntes y supuestos “sanadores divinos”, solo se roban el poco dinero que ni tienen las familias, las dejan mas enfermas y al borde de la muerte o mueren por no tratar sus enfermedades.

    Pienso que es curioso como los niños son casi secuestrados por las iglesias o sectas para grabarles en su cerebro mentiras mientras este apenas se desarrolla para que luego no sepan si es cierto lo que aprenden en la escuela o las mentiras que dicen las iglesias, ahora las iglesias se han metido al negocio de la educación para cegar a mas gente y que no se les escape el ganado.

    Es rarísimo que haya tanta gente que cree en esos cuentos sin dudar de ellos…

    Cabe destacar algunas cosas poco conocidas o mutiladas por nuestros sistemas educativos:

    Hace 2220 años el griego Aristarco de Samos calculó las distancia que separa a la Tierra de la Luna y el Sol, además propuso un modelo heliocéntrico del Sistema Solar en el que, como su nombre lo indica, el Sol es el centro del universo alrededor del cual giran los astros incluyendo la Tierra.

    Erátostenes, también fue un astrónomo griego, hace 2200 años ya había calculado que la tierra era esférica y estimado su circunferencia.

    Además los pueblos prehispanos por simple lógica sabían que la luna giraba alrededor de nuestro planeta en un mes (lo que duran sus cuatro periodos, luna nueva, cuarto creciente, luna llena y cuarto menguante), de esta forma medían el tiempo en meses lunares y les servía para saber cuando era mas conveniente sembrar y cosechar.

    Me gustaría hacer un aporte sobre la rara mitología cristiana…

    Donde el dios cristiano tuvo un hijo, pero se dice que amó mas a los humanos creados que a su hijo, y cuando por errores de este dios comieron de un árbol, tuvo que mandar a clavar a su hijo a un palo para que el estatus de los humanos que supuestamente creo este dios pudieran estar de nuevo ok con este dios…

    Pero piensen en esto…

    Si ahora los cristianos son hijos de un dios mitológico, que le impide a este sanguinario y salvaje dios crear otras personas, equivocarse de nuevo y tener que sacrificar a su únic… ups, perdón, a sus miles o millones de nuevos hijos (ay que dios mas picarón)…

    Pues santa solución querido batman, solo habrá que mandar a hacer de la misma forma sus millones de hijos mas el otro que no recuerdo como se llama, así los clavan en un palo todos desnudos y de nuevo sus otras creaciones quedarán ok con ese dios mitológico, claro que estos nuevos hijos también tendrían que ser sacrificados cada vez para quedar ok con el dios mitológico en caso de que vuelva a meter las patas.

    No veo que orgullo puede tener decir que se es hijo de un dios que quiso mas a otras personas que a su hijo,

    Que mandó a fajear con unos látigos a su hijo mongoloide y a clavar en un palo…

    No veo el prestigio que pueda tener el llamarse hijo de un dios tan salvaje…

    Si jesus hubiera existido y le hubieran preguntado si era hijo de dios seguramente se hubiera callado o dicho que no por verguenza…

    Además era tan tonto el jesus del cuento que después de tremenda paliza que le mandó a dar su asesino, digo, su “papi”…

    Sabiendo que estaba viendo su agonía con palomitas de maíz y refrescos, comiendo alegremente en cada golpe y escupitajo que le daban, en la puesta del sombrero pulludo y cuando lo pegaron al palo con unos clavos como a miles de otros que clavavan los salvajes romanos…

    De repente, ya para morirse, se da cuenta que el papá se estaba aburriendo de ver a un cuasi cadaver colgado, así que se fue a ver otra película, entonces el “hijo” le dice…

    papi, porque te fuistes?

    Me pregunto yo para que lo quería, si su “papi” no hizo nada mas que disfrutar el show en toda la tortura que le daban, además ese hijo retonto quería que su papi lo vieran morir hasta su último minuto, como cuando un hijo aprende a andar en bici y le dice a su padre, mira papi ya puedo!

    Pero claro, sabemos que ese cuento lo hacen así para que pareciera que el jesus del cuento estaba alegre con la paliza y asesinato que le dio su papi, como quien dice, para despistar y que no se vea tan malo el dios del cuento.

  • Me imaginaba que en un país tan culto, no existía la charlatanería en cuanto a los procesos diagnósticos y terapéuticos en vías de recuperar la salud perdida. Parece entonces que, no solo en México se dan la charlatanería y el fraude de pseudo-médicos. Respeto ante todo la medicina natural y sobre todo aquella que surge y, esta enraizada en todas las culturas del planeta.
    Habría que pensar que en muchas ocasiones, es la falta de medios económicos y/o conocimientos los que nos llevan en la desesperación a caer en manos de irresponsables. Al final, si tienes la oportunidad de elegir; los resultados de ello serán reflejados en tu estado de salud. En otros casos, se sabe que hay experiencias en que los pacientes incluso pierden la vida o con efectos colaterales mayores al estado anterior.

No olvides compartir con nosotros tu opinión.