Una comida espacial

Algo tan sencillo en la superficie terrestre como puede ser comer, se convierte en un tema bastante complicado cuando se está en el espacio. Toda la gente que ha estado viviendo allá arriba en la estación rusa Mir o en la Estación Espacial Internacional lo saben de buena mano, pues han sufrido las consecuencias de estar en gravedad cero. La microgravedad no es una buena aliada cuando quieres cocinar alimentos, ingerirlos e incluso beber. Por eso, la comida en el espacio tiene que ser preparada en la Tierra de una forma muy particular, y por qué no decirlo, bastante cara.

Para empezar, la comida no puede ser preparada en el espacio por diversos motivos derivados de la “falta de gravedad“. Pongo esto entre comillas porque realmente sí que hay gravedad, pero al estar toda la estación espacial “cayendo” sus efectos no son observables. Volviendo a las dificultades, la primera es que no podemos cocinar en el espacio. El motivo es que debido a la ingravidez el fuego se comporta de una forma completamente diferente a la que nos tiene acostumbrados en la Tierra. La llama en vez de tener la forma común alargada se dispone de forma esférica debido a que no se produce corrientes de convección en el aire. En TeleObjetivo lo explican perfectamente, así que os invito a que leáis allí la explicación.

Fuego en el espacio

Y este fenómeno no sólo le ocurre al fuego sino que el agua también adquiere forma esférica por tratarse del estado de equilibrio con menor energía. Si juntamos estas dos propiedades que se dan en el agua y el fuego en el espacio no es difícil darse cuenta que prepararse unos macarrones espaciales va a ser muy cumplicado. A ésto también hay que sumarle que no se puede dejar ningún tipo de miga o restos de comida flotando en la estación espacial ya que podría terminar en algún aparato electrónico y estropearlo.

Así pues, la comida debe venir preparada desde la Tierra y hay que hacerlo de manera que ocupe el menor espacio posible, ya que cada kilo extra que se sube al espacio son unos cuantos millones de más que hay que pagar. La solución consiste en eliminar de los alimentos el principal compuesto del que están hechos: agua. Para deshidratar los alimentos se utiliza una técnica bastante cara, pero efectiva llamada liofilización. La liofilización consiste en eliminar el agua de los alimentos sublimándola, es decir, haciendo que ésta pase de estado sólido a gaseoso sin pasar por el líquido. Para hacer esto primero se congela el alimento y luego se introduce en una cámara de vacío. Allí la temperatura y la presión son muy bajas y el hielo de agua se puede sublimar pasando directamente a vapor de agua aplicándole una energía equivalente a su calor latente. De esta forma la comida se deseca consiguiendo que pese y ocupe menos. El resultado es algo así:

Como podéis ver en el helado de chocolate con trocitos de (más) chocolate liofilizado de la imagen superior que nos dieron en el EBE09, se trata de una especie de pasta sólida bastante poco apetecible. Es ligeramente áspera y al comerla, la sensación es como la de morder corcho. No es muy agradable, aunque el sabor no está mal. Los astronautas tienen en su comida liofilizada o deshidratada en bolsas un pequeño tubito por el que pueden inyectar agua para rehidratar de nuevo los alimentos antes de ser ingeridos por una pequeña boquilla.

Los astronautas han ido mejorando su alimentación en el espacio desde los primeros tubos de sopa gelatinosa del proyecto Mercury hasta unos estupendos fideos con pollo que se pueden disfrutar hoy en día en la Estación Espacial Internacional. Se ha avanzado mucho en la alimentación en el espacio, pero personalmente creo que todavía queda mucho por mejorar para que el sabor y textura de la comida sea lo más parecida a lo que es en la Tierra. Y mucho más si queremos conseguir viajar a otros planetas y colonizar el Sistema Solar viajando en unas condiciones óptimas. Así que nada, si se os oscurre cómo conseguir todo esto, seguro que los futuros astronautas y viajeros interplanetarios os lo agradecerán sin dudarlo

Saludos

Share

Sobre el Autor:

Físico de materiales, nacido en El Bierzo y adoptado en tierras asturianas y vascas durante su paso por la Universidad de Oviedo y la Universidad del País Vasco. [...]

16 Comentarios & 4 Trackbacks

  • Oh, vaya, y yo que quería llevarme el taper de lentejas… Qué mala suerte XD

    Muy didáctico, sí señor.

  • @Zeros: Pues va a ser difícil que te dejen subirlo al espacio. Aunque igual tomándolas con una pajita gorda… :mrgreen:

  • Si no se puede cocinar porque no hay gravedad, mejor crear condiciones de gravedad;)

  • @Gouki: Buena respuesta. Esa es la solución definitiva, pero nos queda aún camino por recorrer. Aunque cada vez menos

  • Comparadas con la comida de los astronautas hasta las “exquisiteces” de Ferrán Adriá son apetecibles,

    Lo que ganaría la Estación Espacial Internacional con unas buenas pochas de Tolosa, o una paella, etc,

  • Por como hablas del EBE09 diría que lo has probado…

  • @José Luis: Ciertamente :mrgreen:

    @stonet: No entiendo tu comentario. Me preguntas si he probado la comida de astronauta?? Es que no tiene mucha relación con lo del EBE :?

  • @Wis_Alien: Confundí el EBE09 con el nombre del “chocolate seco” ese…(en qué estaría pensando)… :mrgreen: :mrgreen:

    Bueno…¿La has probado?

  • @stonet: Ah, vale!! xDD Sí, sí que lo he probado y sabe bien pero su textura es bastante desagradable…

  • Hola, ya se que este no es el post precisamente mas adecuado, y que parecera una tonteria, pero es que este fin de semana he ido a ver la pelicula 2012 y ahora estoy acojonadisimo, de verdad le puede pasar eso a la tierra? no me refiero a lo del calendario maya, que eso es una chorrada, si no a toda las catastrofes que ocurren en la pelicula y que acaban con la vida humana.

  • @Ruben: Hombre, claro que le puede pasar, de la misma forma que tu casa se puede venir abajo ahora mismo si se empotra un tráiler a 300 por hora sobre la fachada. No sé cómo es la película (sé de qué va, y que los efectos especiales tienen que molar mucho), pero vamos, que si cae un meteorito del tamaño de la Luna (por ejemplo), pues la Tierra queda hecha una mierda. Es sí, de la misma forma que es altamente improbable que a tu casa le pase lo que dije arriba, lo es que a la Tierra le pase lo que pongo más abajo. Sin ver la película no puedo concretar más, pero desde luego que eso le puede pasar a la Tierra, pero con la misma probabilidad de que una moneda caiga de canto. No sé si me he explicado.

    Un saludo

  • Si, te has explicado, pero lo que ocurre en la peli no es por culpa de un meteorito :S:S xDDD Es por un rollo chungo de las placas

  • @Ruben: Tanto da. El razonamiento que hice con el meteorito es extensible a cualquier otra catástrofe natural improbable y sin precedentes conocidos, o cuyos precedentes no sean muy frecuentes (los dinosaurios seguramente se extinguieran por un meteorito, pero es la única noticia que tenemos de un suceso así).

    En resumen, que no te preocupes, el mundo no se va a acabar, tal como no lo ha hecho las demás veces: http://blogs.elcorreodigital.com/magonia/2008/8/31/y-mundo-se-acabo

    Un saludo

  • @Ruben: He visto la película y ya te digo de primeras que lo que sucede es completamente imposible. Tengo pensado escribir sobre ello así que no te desvelo más

  • Yo también he probado la comida espacial, y buff, entre que no me gusta el chocolate y que parecía que estaba mordiendo un chorcho..!!jaja. prefiero la comida de mi madre.

  • @Wis_Alien: Muchas gracias tio, se agradece

No olvides compartir con nosotros tu opinión.